PRIMIGENIA


La manzana era pequeña, verde, reluciente; al primer mordisco, un cosquilleo suave de acidez envolvió la punta de su lengua. Recién, se inclinó para compartir.

por Ácido Málico y Javi Padilla